fbpx

Cada año se producen alrededor del mundo cientos de toneladas de plásticos, de las cuales, cerca de unos ocho millones de toneladas están llegando a los océanos, por lo que se estima que para el año 2050 haya más cantidad de plástico que peces en el mar. 

Este material puede tardar cientos de años en degradarse, contiene aditivos y absorbe metales pesados, pesticidas y sustancias tóxicas, produciendo daños irreparables en los ecosistemas.

Pero no todo está perdido para nuestro planeta, cada día crece más el interés de organizaciones y personas, por sumarse a iniciativas encaminadas a generar acciones que despierten la conciencia en los individuos y ayuden a mitigar los efectos de esta devastadora situación. 

Como una solución para contribuir con la reutilización de los plásticos y el mejoramiento del medio ambiente, la marca deportiva “Adidas” ha venido realizando una serie de acciones que dejan ver su gran interés por la preservación y el mejoramiento de los ecosistemas, en el año 2012 fabricó uniformes para los voluntarios de los juegos olímpicos de Londres a partir de botellas de agua reutilizadas. 

Posteriormente en 2016, se unió a la organización “Parley for the Oceans” para sacar al mercado un modelo de zapatillas deportivas elaboradas en un 95% a partir de plásticos recuperados del mar y el porcentaje restante a partir de otros materiales reciclados. 

Así mismo, fabricó otro tipo de prendas deportivas creadas a partir de viejas redes de pesca y otros desechos de nylon, todos estos alcanzando un gran éxito en sus ventas.

Ahora la promesa de la marca es que quiere eliminar todo el poliéster virgen usado en sus zapatos y línea de ropa deportiva para el año 2024. De esta manera busca apoyar el movimiento mundial para la reducción de residuos plásticos.

Las fibras sintéticas constituyen actualmente casi el 50% del material usado en los aproximadamente 920 mil artículos vendidos por la marca, por lo que la transición está proyectada para 2024, teniendo en cuenta que producir el poliéster a partir de plásticos reciclados resulta entre un 10 a un 20% más costoso que con materiales vírgenes, sin embargo se espera que a medida que la marca desarrolle una mayor capacidad para recolectar, limpiar y procesar los plásticos usados, los costos bajarán.

Este es un gran paso que sin duda alguna contribuirá a disminuir el gran problema de contaminación que sufren los océanos por cuenta de los residuos de plásticos que llegan a ellos. 

Este tipo de iniciativas marcan un hito alrededor de las compañías del mundo, demostrando que no sólo se puede ser exitoso y competitivo, sino que además desde su modelo de negocio contribuir a la conservación y mejoramiento del planeta.

 

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This