fbpx

La mayoría de aerolíneas en el mundo han implementado planes para despidos masivos o acuerdos de nóminas parciales con sus colaboradores. Sin embargo, dentro del panorama sectorial tan sombrío, algunos grupos empresariales han hecho algunas jugadas estratégicas para mantener flujos de caja y sostener actividades corporativas en medio de la crisis económica mundial.

Este fin de semana Avianca anunció que se acogería a la ley de quiebra en Estados Unidos, con lo cual, según los directivos de la compañía, buscan reorganizarse financieramente y mantener los más de 21.000 empleos directos que tiene la aerolínea.

Esta medida afectó directamente la operación de su subsidiaria de Avianca Perú, la cual cerró operaciones en su totalidad.

No obstante, Avianca Holding, que es la empresa que tiene 14.000 empleados en Colombia, aclaró que no se ha acogido a ninguna ley de insolvencia en este país y que por ahora mantiene los acuerdos de licencias y reducciones de salario que había pactado hace un par de meses con sus colaboradores.

Así mismo, el viernes pasado la aerolínea norteamericana Southwest Airlines anunció que venderá 10 de sus aeronaves y arrendará otras 10, equivalente al 10% de su flota, buscando recaudar alrededor de USD 815 millones, dijo la compañía en un comunicado.

La medida ayudará a Southwest Airlines a ahorrar efectivo en un momento en que las aerolíneas estadounidenses consumen colectivamente más de USD 10 mil millones al mes. El tráfico de pasajeros en el país ha disminuido en un 95% desde marzo debido a la pandemia de coronavirus.

El acuerdo de Southwest Airlines involucra 10 aviones Boeing 737-800 y 10 aviones 737 MAX 8. La aerolínea no especificó a quién le vendía los aviones y la duración del contrato de arrendamiento.

El mes pasado, su rival United Airlines, acordó vender y arrendar 22 aviones al inversor Bank of China Aviation. United Airlines, sin embargo, no especificó el tamaño del acuerdo.

Este trato se da un día después de que Delta Air Lines y LATAM concretaron un acuerdo para realizar operaciones conjuntas en las Américas. Dicho acuerdo había sido anunciado en septiembre pasado, cuando Delta agitó al mercado al informar un plan para comprar una participación del 20% en LATAM por USD 1.900 millones, creando una nueva alianza que sacudió los antiguos lazos de la chilena con American Airlines.

En un documento enviado al regulador en Santiago de Chile, LATAM Airlines dijo que firmó el pacto con Delta con el objeto de implementar la alianza estratégica en las rutas entre Estados Unidos, Canadá y los países de Sudamérica con acuerdos de cielos abiertos.

«Mientras seguimos enfocados en manejar la crisis del COVID-19 y proteger la seguridad y bienestar de nuestros pasajeros y trabajadores, también tenemos que mirar hacia el futuro para garantizar la sostenibilidad de largo plazo del grupo«, dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de LATAM, Roberto Alvo.

«Aunque el panorama de la industria ha cambiado, nuestro compromiso con esta alianza es tan fuerte como siempre«, señaló por su parte Ed Bastian, presidente ejecutivo de Delta, en una nota divulgada por las aerolíneas.

LATAM, el mayor grupo aéreo de América Latina, que redujo drásticamente sus operaciones a raíz de la crisis sanitaria, expresó que la intención de ambas compañías es implementar la alianza estratégica simultáneamente en los países en que no se requiera autorización regulatoria o en los que ya se haya obtenido. Para Chile, manifestó que se solicitarán los permisos en las próximas semanas.

Por su parte, el multimillonario Richard Branson siguió moviéndose estratégicamente para inyectar capital a Virgin Atlantic, la aerolínea comercial de Virgin Group, propiedad del magnate, y que, por supuesto, ha sido fuertemente golpeada por la pandemia. Recientemente Branson solicitó un salvavidas al gobierno británico por USD 620.000 millones por lo cual fue bastante criticado, ya que argumentan los opositores a la propuesta que su fortuna no paga impuestos en Reino Unido.

La semana anterior su jugada fue abrir la posibilidad de vender hasta la mitad de sus acciones de Virgin Galactic, compañía de viajes espaciales, con lo cual podría conseguir liquidez por USD 1.000 millones que podrían aliviar el flujo de caja de su aerolínea comercial.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This