fbpx

La idea de la fintech colombiana Aflore es ser un puente entre las personas no bancarizadas y el acceso al sistema financiero a través de una figura denominada «consejeros». En sus siete años de operaciones cuenta con cerca de 30.000 usuarios y un monto de USD 17 millones desembolsados en créditos.

Esta ronda de inversión convertible pre-Serie B fue liderada por Women’s World Banking Capital Partners II, con la participación de Amador Holdings, Unreasonable Capital y otros accionistas existentes, incluyendo a Polymath Ventures. Esta última, la aceleradora responsable de lanzar Aflore en 2014. Estos fondos se adhieren a los USD 10 millones en deuda que obtuvieron de Accial Capital a mediados del año pasado.

Esta fintech con base de operaciones en Bogotá, tuvo su ronda de inversión en Serie A en 2017, completada por Fiinlab, el brazo de innovación de Gentera y ha recibido varios galardones por su labor de inclusión financiera.

“Esta financiación nos servirá para apalancar el crecimiento, con fondeo para los créditos y para nosotros poder crecer el equipo de producto y tecnología”, aseveró Ana Barrera, CEO y cofundadora de Aflore.

Barrera, quien cofundó la compañía junto a Manuel Jiménez, explicó que cualquier persona que maneje bien sus finanzas, puede convertirse en consejero comunitario de Aflore para asesorar personas cercanas y de su comunidad, entregando créditos. Del total de los usuarios que se han apropiado de esta figura, el 76% son mujeres que han evolucionado al concepto de ‘banqueras comunitarias’.

La directiva describió que esta fintech entra a llenar un vacío de “lo que existe en la mitad del sándwich entre los más ricos y los pobres, a quienes no llegan los subsidios”.

“Los consejeros, con el modelo de venta directa, explican productos financieros, los solicitan y hacen seguimiento con sofisticada inteligencia artificial en barrios de clase media emergente, es un sistema de puntaje propio con el que se entregan créditos entre USD 300 y USD 4.000 a personas que tienen poca información estructurada”, resaltó la CEO de Aflore.

Aunque en los primeros cuatro meses de la pandemia la fintech tuvo que suspender la originación de crédito, en los últimos seis meses han crecido por encima del 30%, según cifras suministradas por la compañía, en parte porque además de créditos, han hecho una alianza con la insurtech R5 para que desde la plataforma, los consejeros comunitarios puedan ofrecer también Soat. Cabe destacar que su sistema permite hacer seguimiento sobre el comportamiento financiero de los clientes para identificar tendencias, riesgos y oportunidades.

El panorama de financiación Fintech en Colombia

El ecosistema fintech en el país ha registrado un alza de 212% entre 2016 y 2020, por lo que en la actualidad se estima que hay alrededor de 300 de estas firmas en Colombia. De acuerdo con un informe de Latam Fintech Hub, las startups financieras locales captaron más de USD 187 millones en financiación de riesgo el año pasado.

En esta materia, con respecto a América Latina, Colombia ocupa el cuarto lugar superado por Brasil, Uruguay y México, y entre los cuatro países acumulan 88% de las transacciones totales.

El crecimiento de la industria fintech ha llevado a que sean un jugador importante en medio de la crisis desatada por la pandemia, ya que entre los logros tech relevantes del año pasado se destaca que entregaron más de USD 1.5 billones a 2.6 millones de familias en el marco de las transferencias de Ingreso Solidario, según destacó un documento de la Consejería Presidencial para Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Partiendo de que la pandemia ha provocado un alza del 72% en el uso de aplicaciones fintech en el mundo, los líderes gremiales de este sector en el país, afirman que este año habrá un aumento de los neobancos, se consolidará el crowdfunding en la región y habrá una mayor apuesta por Regulatory Technology (Reg-Tech), que puede definirse como la gestión del proceso regulatorio en la industria financiera a través de la tecnología.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This