fbpx

Con casi medio millón de clientes en todo México y una red de 30.000 establecimientos minoristas donde los representantes pueden recibir depósitos, la fintech mexicana albo ya está en camino de convertirse en un actor dominante en la emergente industria fintech de México.

Junto con los USD 45 millones, la compañía recibió su licencia para operar como un banco depositario completo en México y poco a poco está trabajando para convertirse en el principal proveedor de servicios financieros basados ​​en Internet para la clase media grande y en crecimiento de ese país.

«Estamos apuntando a un mercado objetivo de personas que no cuentan con servicios bancarios suficientes y no tienen acceso a todos los productos financieros del mercado», explicó Ángel Sahagún, CEO y cofundador de albo.

Sahagún dijo que los nuevos fondos se utilizarán para expandir la gama de servicios que ofrece albo en productos de préstamos y seguros. Ese es un camino que ya ha producido un negocio multimillonario en Nubank, la exitosa empresa de tecnología financiera de Brasil, que plantó una bandera para un nueva generación de startups latinoamericanas.

Una fintech para un target diferente

Si bien muchos bancos retadores en la región siguieron una estrategia dirigida a consumidores de clase alta y media alta, el CEO de albo enfatizó en que su servicio había elegido un camino diferente. «La compañía está tratando de atraer a los consumidores mexicanos de ingresos medios y bajos al sistema bancario facilitándoles el paso de un mundo basado en efectivo a uno digital. “Donde el 90% de las transacciones son en efectivo, se necesita un propuesta de valor que encaja muy bien en esa sociedad basada en el efectivo», puntualizó el directivo.

Es por eso que la compañía estableció una red de 30,000 ubicaciones, incluidas tiendas de conveniencia y farmacias, para que pueda aceptar depósitos en los lugares donde frecuentan sus clientes.

Ese crecimiento, y la participación del 40% de la compañía en el mercado de banca digital en México, según datos de Apptopia citados por la compañía, es la razón por la que inversionistas como Valar Ventures, Grayhound Capital, Mountain Nazca y Flourish Ventures estaban dispuestos a invertir como parte de la ronda de USD 45 millones.

«albo ha demostrado su capacidad para impulsar el crecimiento sostenible y está liderando el mercado. Este es el equipo que va a transformar la banca en la región y estamos orgullosos de apoyarlos en eso», dijo James Fitzgerald, managing partner de Valar Ventures, uno de los fondos participantes en la reciente ronda de inversión.

El 2019 fue un año importante para albo. A comienzos del año recaudó USD 4.7 millones, y en noviembre de ese mismo año cerró una financiación de USD 19 millones alcanzando una Serie A por un valor de USD 26.4 millones.

Esto marcó una de las primeras rondas más grandes para una startup mexicana, y unió a albo a las filas de otras startups mexicanas que han recaudado rondas de la Serie A más grandes que el promedio, como la compañía de scooters Grin, respaldada por Y Combinator, y Klar, ambas con USD 45.7 millones; así mismo Chime que recaudó USD 57.5 ​​millones en deuda y capital inicial.

albo fue la primera incursión de Valar Ventures en México, aunque tiene una inclinación por los neobancos en general. El fondo, que fue fundado por Peter Thiel, invirtió notablemente en N26 y TransferWise, esta última uno de los unicornios de Estonia.

Un ecosistema lleno de oportunidades

El concepto de startup de tecnología de Challenger Bank es una de las oportunidades más lucrativas en México, que es la segunda economía más grande de América Latina detrás de Brasil. De los 130 millones de habitantes de México, el 45% no tiene acceso a servicios bancarios. Mientras que los usuarios no bancarizados tienen acceso a cuentas bancarias.

Los productos financieros profundos diseñados para ayudarlos a acumular riqueza a través de préstamos y características de ahorro no existen en el mercado mexicano a través de los bancos tradicionales. Esto deja lo que el sector describe como un mercado total direccionable de 59 millones de personas solo en México.

De cualquier manera, con el lanzamiento o financiamiento de un nuevo producto fintech mexicano aparentemente todos los días, el mercado se está saturando. Eso es genial para el ecosistema y para que los clientes tengan tanta competencia. Pero esto generará desafíos en torno a la adquisición de clientes, la contratación y la recaudación de fondos. Sin duda, será más difícil para aquellos que quieren un pedazo del pastel fintech de México.

Mientras tanto, los fundadores de albo están adoptando una postura más colaborativa que competitiva. «Este no es un mercado donde el ganador se lleva todo», dice Sahagún, argumentando que el mercado financiero en México es lo suficientemente diverso como para prosperar con numerosos productos financieros» concluyó Ángel Sahagún.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This