fbpx

El Banco del Pacífico está adelantando su transformación digital, iniciativa que, si bien está siendo también gestionada por muchas otras empresas del sector en todo el mundo, no en todas partes significa lo mismo que en este caso. En Ecuador, el Banco del Pacífico está trazando el camino digital para la banca y para muchas de las empresas locales.

Este banco fue fundado en 1972, y pasó a manos estatales en una dura crisis sufrida por el país al finalizar el siglo XX. Como banco propio del sector público, ha sido el encargado de programas sociales de vivienda, educación y otros factores clave del desarrollo del país, y actualmente se enfoca en el futuro digital de los servicios financieros, lógicamente potencializando los impactos de estos servicios en el tejido empresarial y en toda la población ecuatoriana.

De esta forma complementa sus abundantes puntos de atención en sectores populares con el crecimiento potencial de los beneficios que el banco brinda a sus clientes en cualquier lugar del mundo, a través de las aplicaciones que facilitan las operaciones financieras online.

Hasta hace poco, en Ecuador, la apertura de una cuenta bancaria significaba pasar varias horas haciendo filas y allegando documentos. En 2017, el Banco del Pacífico se puso en la tarea de llevar este proceso a la facilidad de poder hacerlo en un teléfono celular. Así, no solamente se hace innecesario hacer las filas, conseguir la documentación y pasar un par de horas en el banco, sino que todo el proceso se reduce a un máximo de cinco minutos.

Por un lado está el manejo de los datos para la información necesaria acerca del cliente, pero, por el otro, el reconocimiento facial, que da una grandísima rapidez a la apertura de la cuenta y a los aspectos relacionados con la certificación de la identidad, factor lógicamente crítico para la seguridad en las transacciones, y la geolocalización.

De tres mil cuentas por mes, en año y medio se ha pasado a 45.000 cuentas en el mismo periodo. Por otra parte, una persona residente en un barrio popular de Ecuador, puede acceder a préstamos de máximo USD $300, sin llenar formularios. El préstamo está respaldado en el perfil de la persona en las redes sociales. Esta innovación demuestra cuanta data confiable se puede recoger con la información que día a día las personas publicamos y compartimos, así sea con fines personales, y desde antes se tenía funcionando en países africanos y en Perú.

En general, el potencial de la banca está en todos los ciudadanos, no solamente en los centros financieros, las grandes empresas o los barrios con alto nivel económico. La tecnología permite encontrar, resolver y gestionar las necesidades de todas las personas en todos los países, convirtiéndose en herramientas con impactos beneficiosos para ellas y para el sistema financiero en conjunto. El Banco del Pacífico, en Ecuador, es un ejemplo claro.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This