fbpx

Ser elegido por YCombinator, la aceleradora con sede en Sillicon Valley que conecta a los principales emprendedores tecnológicos del mundo y los vincula con los fondos líderes de inversión de startups, siempre propone un reto, ya que solamente el 1% de quienes aplican logran entrar. Es precisamente el desafío que tiene ahora Checkars, una plataforma argentina pionera en ese país en el e-commerce, especializada en la venta de autos usados, que multiplicó sus ventas por seis durante la pandemia.

Luego de un comienzo difícil en la búsqueda de financiación, en febrero de 2018 Checkars realizó las primeras pruebas de compra venta online y para mayo la plataforma estaba operativa. Casi un año después llegó el Grupo Jaguar Ventures, un fondo mexicano que terminó por respaldar y fortalecer la operación de una manera definitiva.

Para diciembre de ese mismo año, Checkars ya tenía más cartas y resultados concretos para mostrar: había vendido 200 autos usados y un 10% de sus clientes había aceptado comprar 100% online sin ver antes el auto. Ese reducido número de clientes ya confiaba en la prueba de conformidad de 500 kms de libre uso y los 12 meses de cobertura mecánica prometidos por la empresa como beneficio a la compra online.

Checkars desafió el 2019, otro año adverso de cambio de condiciones en la economía argentina, con la decisión de crecer. Ampliar el equipo, lanzar el primer cotizador de autos usados online, basado en un algoritmo de precios de mercado para terminar con la improvisación del valor de un usado y salir a comprar autos para duplicar su oferta en su catálogo online marcaron la agenda.

Pero no esperaron 12 meses para alcanzar sus objetivos. A los 8 meses y antes de la instalación del cepo, los fundadores ya habían cumplido todos los objetivos planteados en el año. Las sucesivas devaluaciones y rigidez con la que se comportó el mercado durante el segundo semestre no los llevó a compartir la misma suerte que la industria de los autos 0 km.

Para entonces, ya un 20% de los clientes compraba su auto 100% online sin verlo más que en el catálogo y esperando recibirlo en su casa con toda la documentación completa para empezar a usarlo. El tan preciado objetivo y razón de ser de Checkars de conseguir el cliente confiado en la compra online iba alcanzádose con paciencia, y a la vez, con cierta lentitud.

Con un alto nivel de stock propio de autos para vender, el tiempo ideal de rotación de cada vehículo en su inventario, el doble de tamaño de su equipo inicial y la tecnología que los diferenciaba de cualquier competidor tradicional, cerraron el 2019 con 500 autos vendidos y una facturación anual de cercana a los USD 3 millones.

Un salto meteórico en la pandemia

Enero, febrero y solo una semana de marzo de 2020 fue un período excepcional. Después de muchos meses de trabajo intensivo y esfuerzo, pasar a participar de entrevistas, talleres, clases, networking y todo una organización planeada para potenciar un emprendedor garantizado por YCombinator, se convirtió en el espacio ideal para escuchar, conectarse con otros en el mundo y repensar el negocio. Fue un nuevo impulso y una confianza enorme para encarar un proyecto de expansión más grande para Checkars, según expresaron sus directivos.

Los ecos de la pandemia ya se escuchaban en California y los fundadores de Checkars decidieron anticipar su partida de EEUU. Llegaron a Buenos Aires 3 semanas antes de que se cerraran las fronteras. De estar en “Disney”, los fundadores de Checkars pasaron a vivir una primera semana negra, de caída abrupta de ventas y de organizar el trabajo remoto para todo su equipo.

Sin embargo, a las dos semanas el panorama cambió por completo. Sin tener que invertir un solo centavo para atraer potenciales clientes, las visitas online fueron aumentando y así las compras también. Checkars se mantuvo abierto y operó sin interrupción durante la cuarentena.

En abril y mayo de este año vendió más autos online de lo que había vendido en sus casi 2 años anteriores. La prueba de conformidad de 250 kms más la cobertura mecánica extendida de hasta 12 meses, y antes haber evaluado cada auto en 230 puntos es una fórmula que está sirviendo a la compañía para demostrarle a los clientes que se puede comprar un auto usado de manera segura y transparente.

Visión de soñadores

Hoy, a más de cuatro meses de confinamiento, los fundadores de Checkars mantienen la mirada en alto, sueñan para 2021 montar su propio centro de distribución al doble del que tienen actualmente en Zona Norte de Argentina y ser quienes reinventen, de la mando de la tecnología, la distribución de autos usados en ese país.

Mientras tanto, bajar la cantidad y tiempo que llevan los trámites de compra y venta de autos en el país tiene que ser un objetivo para todos los sectores que intentan cambiar las experiencias negativas del sistema hacia una experiencia de compra más amigable.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This