Muchos bancos ya llevan más de un año en ciclos de aumentos de las tasas de interés como instrumento para atajar los altos niveles de inflación, los cuales tocaron picos históricos durante la vigencia del 2022. Por eso no es una sorpresa que en este inicio de año, el indicador se mantenga con tendencia al alza, aunque en esta ocasión, con previsiones de retorno para los próximos meses.

Pero mientras eso sucede, el incremento es una realidad y ya muchos de los principales bancos centrales así lo han anunciado. Hasta la primera semana de febrero cinco Emisores pusieron sobre la mesa el porcentaje con el que controlarán el incremento generalizado de los precios en sus países y contribuirán a nivel global.

De ellos, el Banco Central de Brasil (BCB) y la FED de EE.UU. se destacaron por tener las tasas más altas. Según las últimas reuniones de estos Emisores, las cifras se fijaron en 13,75% y 4,75%, respectivamente. Por detrás continuó el Banco Central de Canadá, con 4,5%; el Banco de Inglaterra (BOE), con 4%; y el Banco Central Europeo (BCE), con 3%.

En la lista de espera se encuentran: el Banco Central de la Federación de Rusia (7,5%); El Banco de Reserva de la India (6,25%); el Banco de Inglaterra (4%); el Banco Nacional de Suiza (1%) y el Banco de Japón (-0,10%). Estos dos últimos, son algunos de los que manejan las menores tasas en la actualidad.

 ¿Cuál es la dinámica con las tasas de interés?

 A medida que aumentan las tasas, también se incrementa el precio del dinero, se dificulta el acceso a los créditos, se disminuye el consumo y por ende la demanda agregada, lo que se traduce en una reducción de las expectativas y presiones inflacionarias.

Sin embargo, la solución de subir las tasas de interés para atacar el consumo y así controlar la demanda no es tan simple y carece de capacidades para solucionar el problema general. Pues, a más de un año desde que se implementó esta medida en varios países del mundo, el resultado de la inflación no ha dado los frutos esperados. Esto obedece a que el choque actualmente recae sobre la oferta debido a las coyunturas que se presentaron por cuenta de la crisis logística y la guerra entre Rusia y Ucrania.

¿Cómo toca el bolsillo de las personas esta dinámica?

 Aunque pareciera que se trata de un asunto de ligas “mayores”, no lo es. Conocer y entender el tema de las tasas de interés puede convenir de dos formas para el bolsillo de los colombianos: ya sea evitando saldos en rojo o sumando ceros a las finanzas personales.

LA7EM contactó a cuatro expertos en el tema quienes coincidieron que definitivamente este no es momento para endeudarse. Pues hacerlo implicaría pagar de más por los créditos, teniendo en cuenta que “tenemos tasas de interés no vistas desde el año 1999 (12,75%) y una tasa de usura de 45%” para los casos de inversión en consumo, según el asesor financiero, Andrés Moreno Jaramillo.

Del mismo modo, Julio César Romero, economista jefe de Corficolombiana, explicó que “adquirir una deuda para cubrir gastos corrientes no es aconsejable, porque se pueden comprometer la mayor parte de los ingresos futuros para el pago de intereses; y así, tener el riesgo de un endeudamiento insostenible”. Por ejemplo, una recomendación austera frente al uso de las tarjetas de crédito es diferirla como máximo a una sola cuota para evitar los intereses, según Raúl Ávila, docente de la Facultad de Ciencias Económicas en la Universidad Nacional.

No obstante, Camilo Díaz, Gerente de Estrategia Itaú y comisionista de Bolsa, señaló que si bien, de entrada se pensaría que los intereses por deudas difícilmente son superados por retornos en algún proyecto, es preciso hacer el análisis y evaluar su conveniencia.

“Lo que sí puede uno analizar es que para el crédito de consumo si sería conveniente esperar una dinámica bajista pensando en que el Banco de la República está llegando al final del ciclo alcista de tasas de interés”, anotó.

Recomendaciones para invertir y no endeudarse

En este momento hay opciones atractivas de inversión en varias clases de activos. Romero y Moreno, afirmaron, que por ejemplo, los mercados de renta fija se posicionan como una oportunidad interesante de inversión en la medida que el incremento de tasas de los Bancos Centrales ya está por llegar a su fin y hay perspectivas de que puedan empezar a disminuirlas más adelante este año.

También se están viendo buenas rentabilidades en el mercado de bonos y CDT’s dadas las elevadas tasas, que se ubican por encima del 16%. “Incluso ya esta ventana de oportunidades se ha ido estrechando pero aún queda valor por recoger”, dijo el vocero de Itaú.

El mercado de acciones colombiano es otra de las opciones para invertir dado que se encuentra con descuentos importantes que podrían estar marcando oportunidades de entrada. También lo es el mercado global colombiano, ya que según Díaz “ha dado un abanico de productos y posibilidades de diversificación en donde se pueden aprovechar esos momentos de subida del dólar (…) Ahí vemos oportunidades en los ETFs de sectores como energía, salud y uno que replica el MSCI de China”, concluyó.

Adicionalmente, dependiendo del perfil de riesgo del inversionista, los fondos de inversión en carteras colectivas (FICs) pueden ser una buena opción. Pues “ofrecen distintos tipos de portafolio que se adaptan al perfil de riesgo”. Los títulos de deuda pública en Colombia también son una alternativa para no descartar dada sus altas ganancias en pesos.

¿QUIÉN ES?

Camilo Andrés Díaz Jiménez
Gerente de Estrategia Itaú Comisionista de Bolsa en Itaú Colombia

LO ÚLTIMO DEL ECOSISTEMA

Share This