fbpx

La percepción de una crisis cambia para cada persona. Unos ven el vaso medio lleno, otros el vaso medio vacío. Lo que es verdadero y lo define así la filosofía oriental, es que la crisis siempre es un motor de cambio.

Hace cuatro años Melissa Vélez y Carlos Echeverri, una pareja de esposos de Medellín decidió emprender y cofundaron Menta Limón, un negocio de alquiler de vestidos para fiesta, que nació como un emprendimiento en casa. Melissa compró 20 vestidos y recurriendo al voz a voz fue creciendo hasta llegar a tener su propio local en el sector del Poblado, con un crecimiento sostenido en ventas.

Este año la previsión de Menta Limón apuntaba a ampliar el modelo de negocio e incluir un servicio de maquillaje que complementaría el alquiler de vestidos. Para lograr este objetivo en Febrero se trasladaron a un nuevo local en el edificio 35 Palms, uno de los edificios más nuevos y exclusivos de la ciudad.

Entonces llegó un virus de China. El mundo se paralizó. En Colombia, como en gran parte del planeta, se declararon medidas de aislamiento preventivo. Obviamente su negocio tuvo que cerrar. Pero lo más grave es que la industria de los eventos sociales, de la cual dependía, también se clausuró y aún es incierta la fecha de su retorno.

Con un bebé en camino y con un proyecto de ampliación de su negocio a medio camino, Melissa y Carlos se detuvieron a pensar. Conectados a los medios de comunicación, la palabra reinvención de las empresas resonaba por todo lado. Sin embargo, en este caso no cabía el término. La conclusión a la que llegaron Melissa y Carlos era que no debían reinventar su negocio, debían reinventarse ellos como emprendedores.

Comenzar de cero siempre es un reto para cualquier persona, pero un verdadero emprendedor siempre parte de solucionar una necesidad. En este caso, su propia necesidad: la de unos padres que necesitan comprar cosas para ese bebé que viene en camino, pero a buenos precios porque «estamos en tiempos de crisis» dice Melissa. Luego esa necesidad propia encontró eco en otros nuevos padres. Entonces así como hace 4 años cuando compró esos 20 vestidos y empezó expandirse, Melissa y Carlos encontraron un nuevo emprendimiento.

Pero esta vez había más retos, no había forma de moverse, ni montar una tienda física, y además estaban contra el tiempo.

Entonces, después de algunas lluvias de ideas surgió Elefante y Ratón, un marketplace on line de artículos de segunda mano para bebés.

Industria de productos para bebés

Según la firma Raddar, en Colombia el mercado de la ropa para bebés mueve aproximadamente USD 75 millones al año con un crecimiento anual promedio del 9%.

Por su parte, la industria de artículos de belleza para bebés es un segmento que ha crecido en la última década. De acuerdo con el medio especializado Business of Fashion (BoF) el mercado de productos de belleza para bebés creció casi un 9% el año pasado de acuerdo con datos de Euromonitor, empresa líder a nivel mundial de investigación de mercado.

Estos resultados indican que los padres y consumidores de productos de cuidado facial y de belleza, buscan además de productos para ellos, productos para sus hijos. Y gracias a esto, un número considerable de marcas cosméticas de lujo ya ofrecen varias versiones de productos de cuidado para la piel como cremas corporales, shampoos, jabones líquidos, así como productos más específicos como spray para dormir, pomadas de baño e incluso perfumes libres de alcohol.

En la línea específica de compra venta artículos de segunda mano para bebés hay una oferta variada tanto on line como off line, incluso grandes competidores del comercio electrónico como Mercado Libre sirven a ese escenario. Pero no es una oferta segmentada, y ahí encontraron Melissa y Carlos una oportunidad de mercado.

Una oportunidad a los ojos de un emprendedor

Melissa describe a @elefanteyraton como un lugar virtual donde las personas pueden vender los artículos de bebé que ya no necesitan, y a la vez dan una oportunidad a nuevos padres para adquirir un buen producto a un muy buen precio. El diferencial es que ellos se encargan de supervisar la calidad, aspecto que en otras plataformas no se tiene en cuenta. «El otro diferencial importante es que la mayoría de las plataformas ofrecen mucha juguetería, nosotros nos enfocamos más en productos de primera necesidad para este segmento», explicó a Emprendiendo.tv Melissa Vélez, cofundadora de Elefante y Ratón

«En este mundo de los bebés hay artículos muy costosos que se utilizan muy poco, las cosas se quedan como nuevas. Entonces brindamos una oportunidad para recuperar algo de dinero que se puede usar para comprar otro artículo que se pueda necesitar en una nueva etapa del bebé. Y así mismo damos productos premium a precios accesibles para otros papás«, agregó Vélez.

Su modelo de negocio es obtener una comisión por esa transacción y encargarse del envío, poniendo una lupa gigantesca sobre el aspecto de la calidad. A la fecha han recibido pedidos de Medellín, Bogotá y Pereira pero tienen envíos a todo el país. Sus productos más demandados son los colechos, los extractores y los gimnasios. Melissa confía que por el potencial de internet y de las redes sociales su negocio tendrá un crecimiento exponencial y rápidamente podrán incluso expandirse a otros países.

Por lo pronto, están haciendo alianzas con influencer de Instagram del campo de la maternidad para crecer como marca. De la misma forma esta pareja de esposos continuará explorando esa nueva oportunidad que ofrece el auge del comercio electrónico en medio de la coyuntura actual, y que ha llevado a los emprendedores en todo el mundo a ver esta crisis como una oportunidad de renacer.

Si quieres conocer más sobre Elefante y Ratón visítalos en su perfil de Instagram @elefanteyraton

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This