fbpx

La startup mexicana Flink, que se promociona a sí misma como la primera plataforma de negociación de acciones de consumo de América Latina, cerró la ronda Serie A dirigida por Accel. Según la compañía la plataforma cuenta con más de un millón de usuarios en apenas un año de operaciones.

La compañía tiene la intención de poner a trabajar los nuevos fondos para mejorar su producto, infraestructura y seguridad, así como construir un equipo para escalar el modelo de negocio y expandirse rápidamente a toda la región.

Desde el lanzamiento de su primer producto de corretaje en julio de 2020, Flink ha superado las 800.000 cuentas de traders activos. Esto convierte a la app en el servicio de corretaje minorista más grande de México, con un promedio de 6.000 nuevos clientes al día, principalmente debido al boca a boca.

La aplicación se ubicó recientemente en el top 10 de todas las aplicaciones más descargadas en México a través de Google Play, superando las descargas de aplicaciones de Spotify y Facebook, según manifestó fu CEO cofundador Sergio Jiménez.

“La estructura que tenemos del lado de la inversión está construida para la gente rica. La población de México es de 120 millones en este momento, pero hay menos de 500.000 cuentas de inversión en todo el país. Menos del 1% tiene acceso. Es un problema sistémico en México. El resultado de ese desequilibrio es que muchas personas no pueden realizar inversiones potencialmente generadoras de riqueza y eso es lo queremos cambiar con Flink”, enfatizó Jiménez.

Por su parte, Andrew Braccia, general partner de Accel, dijo en una entrevista que ve a Flink como un jugador emergente, que comparte un objetivo común con esas empresas de hacer que las herramientas sean accesibles para todos.

“Quieren nivelar el campo de juego, y esa es una misión poderosa. Invertir es todavía desconocido en los mercados emergentes, y el hecho de que Flink ya sea más grande que todo el mercado, en términos de número de personas que participan, es un testimonio de que están generando confianza y generando una comunidad», agregó el inversionista.

Accel tiene una gran cartera de servicios financieros que incluye a Lydia, con sede en Francia, una plataforma de pago de igual a igual; el corredor móvil Trade Republic con sede en Berlín; y Galileo Financial Technologies, con sede en Salt Lake City, una herramienta de procesamiento de pagos.

En búsqueda de democratizar las inversiones

Después de vender Easy Credit, una plataforma de préstamos al consumidor, Sergio Jiménez se propuso darle a los mexicanos acceso a algo que él creía que nunca habían tenido acceso: una plataforma de comercio de consumidores basada en aplicaciones.

Para poder comprar acciones en México, alguien debe tener como mínimo USD 1.230 para abrir una cuenta y poder pagar las tarifas asociadas, lo que a menudo es difícil porque el salario promedio es el 60% de esa cantidad. Además, muchos administradores de cartera no brindarían su tiempo en un cliente que no esté invirtiendo al menos USD 5.000.

“La población mexicana es reacia al riesgo y no invierte una gran cantidad al principio hasta que se siente cómoda. Todo el mundo exige estos productos y tenemos la oportunidad de cambiar el status quo y ofrecer algo significativo», dijo el CEO y cofundador de Flink.

Además, Flink no solo busca brindarles a los mexicanos una forma de invertir, sino también ayudar a educarlos. El 90% de sus usuarios son inversores por primera vez y gran parte de ellos son millennials.

“Cuando se compara este tipo de producto con Robinhood o Acorns, por ejemplo, la diferencia con nosotros es que debemos ser aún más responsables con el tipo de información y acceso que estamos tratando de brindar”, concluyó el directivo.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This