fbpx

Igual que se han visto catapultados por la crisis del coronavirus el teletrabajo, la digitalización y el comercio electrónicos, lo mismo sucederá con la robótica. Así lo apunta la Federación Internacional de Robótica (IFR) a través de un documento donde pone de relieve la creciente relevancia de un sector de actividad llamado a tomar protagonismo en los próximos años. Por todo lo anterior, la IFR considera que la necesidad de incrementar la productividad a través de la tecnología y la mecanización, impulsará todo lo relacionado con la Industria 4.0.

La incorporación de los robots sigue aumentando a nivel mundial. Más de 1,8 millones de robots industriales estaban en funcionamiento en todo el mundo a finales de 2016 y la IFR espera que esta cifra aumente a más de 3 millones a finales de 2020, lo que representa una tasa de crecimiento anual media del 14% entre 2017 y 2020.

En 2016 se vendieron unos 6,8 millones de robots de servicio y se espera que esta cifra supere los 51 millones en el período comprendido entre 2017 y 2020.

En los tiempos que seguirán al coronavirus, los autómatas sacan pecho ante los ojos de los industriales. Están programados para obedecer sin protestar. Trabajan al máximo de sus posibilidades en jornadas de 24 horas, sin distancia social y sin derechos a vacaciones. No enferman ni contagian, nunca reclaman mejoras salariales y por ahora no suponen cargas sociales ni fiscales para las empresas. Sus precios cada vez son más asequibles, gracias a las economías de escala, y su presencia garantiza la eficacia y productividad.

Además, la inteligencia artificial consigue que las propias máquinas aprendan de sus improbables errores y hasta comienzan a empatizar con los trabajadores de carne y hueso. La conectividad de los objetos, la tecnología 5G y la automatización de los procesos están de su parte.

La tendencia que alienta el desarrollo de los robots, según los mismos expertos, no reducirá el empleo, al contrario de lo que se pudiera pensar. Quien considere que los robots canibalizarán a la tradicional fuerza laboral solo tienen que consultar el ejemplo de la industria automovilística estadounidense. Entre 2013 y 2018, este sector aumentó su fuerza laboral en un 22%, periodo que ha coincidido con una extraordinaria incorporación de robots en los procesos.

La misma situación se podría aplicar a la industria tecnológica, química, transporte, la ganadería y hasta los contact center, con la ayuda de chatbots conversacionales cada vez más avanzados gracias al reconocimiento del habla natural.

«En general, los aumentos de productividad y las ventajas competitivas de la automatización no sustituyen a los empleos ni automatizarán las tareas, sino que aumentará la ocupación con puestos de nueva creación«, explica Milton Guerry, presidente de la Federación Internacional de Robótica (IFR).

El mismo representante del sector de la Industria 4.0 indica que las empresas de todo el mundo están evaluando sus modelos de negocio de la cadena de suministro como reacción a las lecciones que estamos aprendiendo durante la crisis del coronavirus. Y es probable que esto acelere la introducción de robots, lo que llevará a un renacimiento de la producción industrial en algunas regiones, y a la recuperación de puestos de trabajo.

Tras la crisis, la IFR espera un impulso considerable para la robótica y la automatización, incluso en la industria que sufrirá un periodo de recesión económica.

Coches y camiones autónomos para el transporte de mercancías, drones para tareas de vigilancia y artilugios mecánicos para desinfectar superficies son algunos de los ámbitos en los que los robots se ganarán un sitio más pronto que tarde.

Por su parte, Microsoft ha lanzado una plataforma basada en Azure para construir robots autónomos, capaces de aprender por si mismos.

Entre otros ejemplo según desvela compañía de Redmond, el grupo ya trabaja con clientes como Toyota Material Handling para desarrollar una carretilla elevadora inteligente y autónoma y con Sarcos, para construir un robot para inspecciones visuales remotas que resultarían inalcanzables o muy peligrosas para los humanos.

Países que más invierten en robótica en la actualidad

China

El plan estratégico Made in China 2025 se presenta como un plan para mejorar las capacidades de fabricación de las industrias chinas. Esto incluye robots avanzados entre las 10 principales industrias. El Plan de Desarrollo de la Industria de Robots establece los objetivos para China en 2020, que incluyen: desarrollar de tres a cinco fabricantes de robots competitivos a nivel mundial; crear de ocho a diez grupos industriales; lograr el 45% de la cuota de mercado nacional para robots de alta gama; y aumentar la densidad de robots de China a 100 robots por cada 10.000 trabajadores. El anuario estadístico ‘World Robotics’ de IFR muestra que China alcanzó una densidad de robots de 140 unidades por cada 10.000 trabajadores en la industria manufacturera en 2018. En 2019, el gobierno chino invirtió USD 577 millones en el desarrollo de robots inteligentes.

Japón

La nueva estrategia de robots en Japón es una política clave de la estrategia de crecimiento de Abenomics (término utilizado para referirse a las políticas económicas propulsadas por el primer ministro de Japón, Shinzo Abe). El presupuesto relacionado con robots para 2020 se incrementó a USD 351 millones, con el objetivo de hacer de Japón el centro de innovación de robots en el mundo. El plan de acción incluye la fabricación, así como importantes sectores de servicios como el sanitario, la agricultura y la infraestructura. Según el anuario estadístico ‘World Robotics’ de IFR, Japón es el primer fabricante mundial de robots industriales y entregó el 52% del suministro mundial en 2019.

Corea del Sur

La Ley de Desarrollo Inteligente de Robots y Promoción de Suministros de Corea del Sur está presionando para convertir a la industria de robots en Corea en una industria central en la cuarta revolución industrial. El tercer plan básico para robots inteligentes publicado en 2019 promueve la selección sistemática y la concentración de sectores públicos y privados prometedores. Las áreas de enfoque son: negocios de manufactura, áreas seleccionadas de robots de servicio (incluyendo atención médica y logística), componentes clave de próxima generación y software clave de robots.

El presupuesto relacionado con robots para 2020 es de USD 126 millones. El anuario estadístico ‘World Robotics’ mostró un nuevo stock récord de alrededor de 300.000 robots industriales operativos en la República de Corea en 2018 (+10%). En cinco años, el país ha duplicado su número de robots industriales en funcionamiento.

Alemania

Como parte de su estrategia de alta tecnología, Alemania apoya el uso de nuevas tecnologías digitales dentro de la industria y la administración. El programa ‘PAiCE’ con un presupuesto de financiación de USD 55 millones durante cinco años enfatiza el desarrollo de plataformas de la industria digital, así como la colaboración entre empresas que utilizan estas plataformas.

En particular, los proyectos orientados a la robótica se centran en la creación de plataformas para soluciones de robótica de servicio en las diversas áreas de aplicación relevantes, incluidos los campos de servicio, logística y fabricación. Alemania es el quinto mercado de robots más grande del mundo y el número uno en Europa, seguido de Italia y Francia. En 2019, la cantidad de robots vendidos aumentó en un 26% a casi 27.000 unidades, un nuevo récord histórico.

Estados Unidos

La Iniciativa Nacional de Robótica (NRI, por su sigla en inglés) en los EEUU se lanzó para la investigación y el desarrollo de robótica fundamental con el apoyo del gobierno estadounidense. Los objetivos principales se centran en la ciencia fundamental, las tecnologías y los sistemas integrados necesarios para lograr una visión de robots colaborativos ubicuos que ayudan a los humanos en todos los aspectos de la vida.

Además, en NRI-2.0, se fomenta la colaboración entre la academia, la industria, las organizaciones sin fines de lucro y otras organizaciones. El presupuesto de NRI para 2020 fue de USD 35 millones. El financiamiento adicional de robótica para la aplicación en defensa y espacio se proporciona a través del Departamento de Defensa (DoD) y el Programa de Exploración de Marte. Según el anuario estadístico ‘World Robotics’, las instalaciones de robots en los Estados Unidos aumentaron por octavo año consecutivo a un nuevo pico en 2019. Con respecto a las instalaciones anuales, el país ha tomado la tercera posición de la República de Corea.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This