fbpx

René Lomelí, director de operaciones de 500 Startups en Latinoamérica, prevé que con el crecimiento que las fintech han alcanzado en la región se convertirán, hacia los próximos años, en habilitadoras del negocio digital de otras industrias.

A mí lo que me parece es que, con la consolidación de las empresas de tecnología financiera, lo que se abrirá es un camino nuevo para otros muchos mercados que, para despegar, primero necesitan que las soluciones fintech maduren”, explicó.

Por ejemplo, dijo Lomelí, la mayoría de los países de la región han registrado un crecimiento moderado en temas de e-commerce, principalmente debido al poco acceso que las personas, en general, tienen a las tarjetas de crédito, una situación que muy probablemente cambiará con la solidificación de las empresas de tecnología financiera.

Yo veo al fintech siendo, ante todo, un facilitador que permita a otras industrias vender de mejor manera sus servicios a través de todo lo que está relacionado con la conexión a internet, porque, más allá del e-commerce, hay también otros muchos sectores que no han podido saltar a este terreno de manera efectiva por la misma situación que el comercio electrónico en un inicio”, apuntó el inversionista.

Con Lomelí concuerda Sheel Mohnot, inversionista estadounidense especializado en fintech, quien asegura que ha sido muy positiva la construcción de infraestructura de tecnología financiera, y que se ha alcanzado un buen desarrollo en toda América Latina durante los años más recientes.

Latinoamérica, que aún está hoy cuatro o cinco años atrás de Estados Unidos en temas de fintech, está construyendo muchísima infraestructura que permitirá al fintech llevar a otras otras industrias mucho más arriba de su nivel, permitiéndoles generar mayores ingresos”, comentó Mohnot. El inversionista piensa que esto sucederá, claramente, en sectores como el de los seguros, el cual, considera, una vez que el fintech acabe por establecerse en la región, no volverá a ser lo mismo que hoy conocemos.

El ámbito de los seguros va a revolucionarse completamente por el avance de la tecnología financiera, las InsureTech. El derivado que hoy está naciendo de esta unión va, poco a poco, a ofrecer soluciones mucho más sencillas y funcionales para los usuarios”.

A pesar de lo que ha significado para otras industrias, la crisis derivada de la pandemia global por el Covid-19 podría beneficiar al sector de empresas relacionadas con el fintech, básicamente por la rápida adopción de distintos servicios digitales que la gente ha tenido que hacer durante esta etapa.

Incluso, esta situación que se presenta hoy, creo que será muy positiva para el fintech porque la gente entenderá la facilidad que trae consigo el uso de los canales digitales para sus distintas necesidades, lo que abrirá la puerta para que, hacia adelante, se vuelvan usuarios de algún servicio de este tipo”, prevé René Lomelí.

De otro lado, Andrés Fontao, Managing Partner de Finnovista, manifestó que la clave de todo este éxito logrado por el sector fintech es que el ecosistema emprendedor en esta parte del mundo ha evolucionado satisfactoriamente durante los últimos años, alcanzando estándares cada vez más elevados, tanto por iniciativas públicas como privadas, dotando a los emprendedores cada vez de mejores herramientas para la confección de sus proyectos.

Panorama sectorial fintech en América Latina

Finnovista contabiliza hoy más de 1.300 startups en Latinoamérica enfocadas directamente en la tarea de facilitar, por medio de distintas tecnologías, el acceso a los servicios financieros.

México es el país líder en volumen de empresas de tecnología financiera con 441 empresas de esta índole; le sigue Brasil con 377, que cuenta además con Nubank, un banco completamente digital nacido en la ciudad de Sao Paulo que ofrece sus servicios en México y Argentina. El fenómeno que muestran México y Brasil se replica casi en cada uno de los países de la región. Colombia, por ejemplo, fue elegida recientemente por el Financial Times como el país con el mayor número de empresas que tienen un crecimiento más acelerado con respecto a otras startups de América Latina, siendo precisamente Zinobe, una fintech, la indicada como la empresa de más rápido crecimiento en los últimos 3 años.

Pero ellos no son los únicos. Este fenómeno de las fintech también se está observando en países como Perú, en donde hoy se tienen contabilizadas 47 empresas de este tipo; Ecuador, nación en la que se registran 31; y Costa Rica, en el que están operando al menos 25 firmas de este tipo.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This