fbpx

Tras una inyección de capital de USD 200 millones en una ronda liderada por T. Rowe Price, la empresa australiana de software Canva se cotizó con un valor de USD 40 billones. Los inversores nuevos y existentes participaron en la ronda, incluidos Franklin Templeton, Sequoia Capital Global Equities, Bessemer Venture Partners, Greenoaks Capital, Dragoneer Investments, Blackbird, Felicis y AirTree Ventures. Esta ronda solidifica a Canva como una de las empresas de software privadas más valiosas que existen, y también impulsa la escena tecnológica australiana hacia adelante.

Detrás de esta compañía, la cofundadora y CEO Melanie Perkins y su equipo comenzaron a trabajar en 2012 y lanzaron su primer producto en 2013, con la premisa de simplificar y “democratizar” el diseño.

“Nos gustaría reemplazar el PDF. En lugar de que la gente envíe archivos PDF hacia atrás y hacia adelante entre el diseñador y el cliente, los diseñadores pueden simplemente crear una plantilla para uso de la organización. Es menos importante para nosotros sobresalir absolutamente en cosas como el diseño vectorial porque hay programas increíbles en el mercado que pueden estar ahí. Realmente queremos centrarnos en esa pieza de colaboración”, explicó Perkins.

Canva cuenta ahora con más de 60 millones de usuarios activos mensuales en 190 países, con compañías de renombre en el plan empresarial. Esto incluye Salesforce, Marriott International, PayPal y American Airlines, y espera superar los USD 1.000 millones en ingresos anuales para fines de 2021.

Un origen humilde para una solución global

Melanie Perkins fundó con su ahora prometido Cliff Obrecht, con unos comienzos humildes y se inició como una forma para que las escuelas crearan anuarios de secundaria de manera más fluida.

En 2007, cuando le quedaba un último semestre de la universidad, suspendió sus estudios para centrarse en los Anuarios de Fusion, que luego se ampliarían a 400 escuelas, algunas tan lejanas como Francia. Cuando la empresa recibió su primer cheque de USD 100, se dieron cuenta de que la gente estaba dispuesta a pagar por lo que habían creado.

Pero no iban a llegar muy lejos sin financiación de riesgo, que era un mundo completamente nuevo para ellos. Fue el capitalista de riesgo de Silicon Valley, Bill Tai, quien le abrió los ojos a ese mundo. Tai se convertiría en uno de sus primeros patrocinadores, junto con los actores de Hollywood Woody Harrelson y Owen Wilson.

Canva cerró su primera ronda de venture capital de USD 3 millones a principios de 2013 y se lanzó en agosto de ese año con solo unos pocos usuarios y un par de reseñas en blogs de tecnología.

El equipo estaba abatido, pero el auge de Instagram y Twitter cambiaría eso. Las personas querían verse bien en las redes sociales y necesitaban una forma fácil y asequible de hacerlo. Para el 30 de octubre de 2014, Canva había alcanzado el millón de usuarios.

Ahora se estima que la participación de Perkins y Obrecht en el negocio tiene un valor de alrededor de USD 2.500 millones, lo que duplica la riqueza de Perkins y la convierte en la tercera mujer más rica del país. Cabe resaltar que Canva aumentó de valor durante la crisis del coronavirus con una gran cantidad de profesionales obligados a trabajar desde casa.

 

Con la visión puesta en el futuro

Con un equipo de 2.000 personas, Canva utilizará los nuevos fondos para duplicar su fuerza laboral el próximo año. También compartió sus cifras de DEI, y las mujeres representan el 42% de la fuerza laboral.

Además, Perkins ha explicado en varias entrevistas que una gran parte del crecimiento de la empresa tiene que ver con la obsesión por crear un producto gratuito de gran valor.

“Intencionalmente hacemos que nuestro producto gratuito sea extremadamente generoso por varias razones. Es fundamental tanto para nuestro marketing como para nuestra misión de capacitar a las personas para que diseñen. Pero, como parte de nuestro marketing, significa que las personas pueden amar el producto, compartirlo con sus amigos y familiares y promocionarlo en las redes sociales. Y luego esa viralidad impulsa rápidamente nuestro crecimiento”, expresó la CEO de de Canva.

Además de hacer crecer el equipo, la startup australiana también tiene planes de desarrollar aún más el producto durante el próximo año, lanzando pronto un producto para diseño de sitios web. Esto permitirá a los usuarios convertir presentaciones y diseños nuevos y existentes en una web, e incluso buscar y comprar un dominio para ese sitio. En esa línea está trabajando en un nuevo editor de video y un modo fuera de línea.

Perkins asegura que Canva tiene dos objetivos y que cada uno alimenta al otro. La primera es convertirse en una de las empresas más valiosas del mundo y la otra es hacer el mayor bien posible.

La compañía ya se ha unido al compromiso del 1% y tiene varios esfuerzos en torno a ser una fuerza para impacto social, incluida la entrega del producto premium a más de 130.000 organizaciones sin fines de lucro, la asignación de más de 45.000 horas de voluntariado cada año y el lanzamiento de Print One, Plant One, que es un proyecto que planta un árbol por cada pedido de impresión realizado a través de Canva.

Con el anuncio de financiación de esta semana, los cofundadores Perkins y Cliff Obrecht están comprometiendo la gran mayoría de su propio capital en la empresa (alrededor del 30%) para generar impacto social a través de la Fundación Canva.

¿QUIÉN ES?

Nuestros Servicios

Melanie Perkins
Co-founder & CEO at Canva
Melanie raised one of Australia’s largest early stage investment rounds as CEO of Canva, a disruptive online design and publishing tool. Canva has been growing rapidly since its launch in August 2013 and is now empowering millions of people across from every corner of the globe to create great designs and reach their goals, whether that's landing a job with a stylish resume, getting their business off the ground by creating great marketing materials or connecting with their community by designing great social media graphics. Previously, Melanie founded her first company, Fusion Books, an online design system for schools to create their yearbooks. Fusion Books is now the largest yearbook publisher in Australia and recently expanded to France and New Zealand. Our team is growing like crazy and we're just getting started on our adventure. If you'd like to join us or just a little curious - check out our careers page: www.canva.com/careers

CONTENIDOS

LO ÚLTIMO DEL ECOSISTEMA

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Share This